Enero, momento ideal para renovar tu jardín o terraza con plantas y flores de invierno

Es momento de nuevos propósitos, de arrancar nuevos planes y de retomar aquellos que se quedaron en el baúl de las intenciones. Es enero. Un momento perfecto para renovar nuestro jardín o terraza con las características plantas de invierno: fuertes y resistentes pero de una enorme y delicada belleza.

Y es que las bajas temperaturas, la humedad o incluso la nieve son las aliadas perfectas para algunas especies vegetales que florecen en la estación más fría y sugerente del año: el invierno.  ¿Queréis conocerlas?

Flor de Pascua de intenso rojo navideño

La Poinsettia, más conocida como Flor de Pascua, es una planta de esas que vuelven a casa por Navidad. En su variedad más común, ofrece uno de los rojos más intensos del reino vegetal. Sin embargo, cada vez es más frecuente optar por poinsettias color marfil o incluso de tonalidades más exóticas como un radiante amarillo, magenta o incluso color salmón.

Es una planta muy resistente que en nuestro hábitat se adapta bien a los ambientes interiores. Solo requiere alejarla de los radiadores, mucha luz natural (¡cuidado! oscuridad total durante la noche) y mucha, mucha agua. No debemos olvidar que es un planta tropical y dos veces por semana hay regarla por inmersión, sumergiéndola completamente en agua.

Rosas de eléboro, Rosas de Navidad

Florecen con el frío más intenso y sus delicados pétalos blancos pueden incluso resistir las gélidas nevadas del invierno. Las rosas de eléboro, también conocidas como rosas de Navidad, pueden plantarse tanto en jardines como en macetas y tiestos. Y combinadas con otras flores de invierno, como los ciclámenes o incluso con arbustos de bayas rojas, ofrecen un altísimo valor ornamental.

Las rosas de eléboro requieren pocos cuidados pero sí algunas condiciones que debemos tener en cuenta cuando las dispongamos en nuestro jardín: mejor una zona sombreada que reciba el sol de la mañana, contar con un sustrato rico en materia orgánica y ligeramente húmedo y recibir agua de forma regular, excepto en los momentos de heladas.

Alelí para adelantar la primavera

 En alelí es una de las plantas con flor que mejor se adapta a las terrazas y balcones urbanos. Su floración tiene lugar hacia el final del invierno pero enero es un bueno momento para realizar la plantación. Su variedad de colores, desde el rosa hasta el amarillo pasando por los naranjas y magentas ofrece un adelanto visual de la primavera más colorista.

El alelí es flor de invierno pero requiere una generosa exposición a la luz solar y grandes dosis de agua. Sin embargo, después de una primera semana de riego regular, conviene espaciarlos en el tiempo para favorecer su desarrollo radicular.

Ciclamen: el espíritu de los Alpes

También conocida como Violeta de los Alpes, el Ciclamen resiste a las temperaturas más bajas a la vez que ofrece una gran variedad de tonalidades en sus pétalos. La composición de su flor y la suavidad al tacto facilitan composiciones florales especialmente atractivas.

El ciclamen requiere un lugar fresco, aunque no resiste temperaturas por debajo de los 5 grados aproximadamente. Además, conviene garantizar un ambiente húmedo y evitar el sol directo, aunque necesita de mucha luz natural.

 

Brezo de invierno: pinceladas boho en nuestro jardín de invierno

Nos hemos acostumbrado a verlas en las decoraciones de las casas de estilo boho e incluso en los ramos de novia en las bodas más rústicas. Y es que el brezo de invierno, un arbusto de gran floración, ofrece una alegre tonalidad magenta con pequeñas pero abundantes flores.

Además, el brezo requiere de pocos cuidados siempre que cuente con un sustrato muy ácido, muy poroso y muy húmedo.

 

 

 

¿Aún piensas que los jardines no pueden lucir espléndidos en pleno invierno? ¡Acércate a Brotalia y descubre nuestra enorme variedad de plantas de invierno!

Dejar comentario