Las hortensias, unas plantas imprescindibles para tu jardín

La primavera es un buen momento para las hortensias, ya que además de estar en su apogeo y ser muy bellas desprenden un olor exquisito.


Las hortensias son unas plantas muy populares debido a su gran belleza y mejor aroma. Durante la primavera explosionan y seducen a los amantes de la jardinería y aficionados a las plantas en general. Pero además de su bonita estética, las hortensias han sido utilizadas históricamente en la medicina tradicional china por sus beneficiosas propiedades para la salud, en especial para el sistema inmunológico, ya que son anti inflamatorias y diuréticas.

 

Su nombre científico es Hydrangea macrophylla, que significa “bebedora de agua” y es originaria de Extremo Oriente. Se caracteriza por unas inflorescencias muy grandes, con flores llamativas y de diferentes colores. Cuando llegan a su madurez, en vez de marchitarse de endurecen y cambian ligeramente de color. Por este motivo se puede secar y hacer un ramo de flor seca.

 

Las hortensias son arbustos que pueden medir entre uno y tres metros y que destacan por los vistosos racimos que hacen sus flores, que pueden ser rosas, blancas o azules dependiendo del ph del terreno. Si el suelo es de neutro a alcalino produce flores rosas, con suelos ácidos con un ph de 5,5 o menor, produce flores azules. Las flores blancas no se ven afectadas por los valores de ph en el suelo.

 

 

Como cuidar de tu hortensia

La hortensia es una planta que necesita luz, por eso es importante que en ésta época del año coloquemos la maceta en un lugar dónde le dé el sol. Además, necesitan estar frescas, con lo que es aconsejable que durante la época de más calor las reguemos una vez al día, solo para que la tierra se mantenga siempre húmeda. El riego debe ser el adecuado para propiciar humedad sin encharcar el platillo de su base. Debemos tener en cuenta, también, que la cal del agua es su enemigo mortal. Lo ideal es regarlas con agua de lluvia.

 

Cuando las temperaturas sean más bajas y haya riesgo de posibles heladas, es mejor que las traslades a una zona interior, puesto que son muy sensibles al frío. Dentro de casa deberán tener luz de forma indirecta, para mantenerse vitales durante estos meses más fríos. Durante estos meses puedes abonarlas con abono orgánico, como estiércol o turba pero en primavera y veranos es vital hacerlo cada quince días con abono para plantas acidófilas.

 

Las hortensias, además del abono y el riego, necesitan que les quites las malas hierbas que crecen a su alrededor para que no le resten fuerza ni energía. También es imprescindible podarlas constantemente para que su crecimiento se centre solo en algunos tallos. Sólo así  crecerán más bellos y fuertes.

 

Una hortensia puede ser un buen regalo para el Día de la Madre. Regala felicidad. Regala Brotalia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *